Si buscas el hogar de tus sueños, tal vez te debatas entre reformar una vieja casa o construir de cero. Para ayudarte a resolver dudas puedes consultar con un arquitecto, de modo que te de los consejos que necesitas y te ayude a escoger o bien la casa a reformar o bien el terreno en el que construirás tu nuevo hogar. Así, no te arriesgarás a cometer errores comprando algo que luego no valga para poder llevar a cabo tu proyecto.

De hecho, dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, los requisitos y temas burocráticos de cada municipio, tendrá mucho peso e importancia en la decisión. Por ejemplo, si nos situamos en la Comunidad Valenciana, lo mejor será contar con un arquitecto en Valencia, que controle los entresijos y reduzca la problemática de un municipio tan grande como lo es Valencia. Lo mismo si nos encontramos en Barcelona, Madrid, Alicante, etc.

Una vivienda antigua, una segunda oportunidad

Una de las ventajas de reformar una casa antigua es la personalidad que este tipo de construcciones tienen. Una casa antigua que conserve una bonita fachada tendrá un carácter que difícilmente encontrarás en una vivienda de nueva construcción. Pero también llevará aparejadas ciertas dificultades.

La vivienda puede esconder más problemas de los que se ven a primera vista y, tal vez, esa fachada que tanto te gusta no soporte un buen tratamiento aislante o la ley te obligue a conservar de ella algunos factores que tú pretendías cambiar en un principio.

En definitiva, una reforma te dará la casa que quieres, pero puede hacerlo de una forma rápida y ciñéndose a un presupuesto o puede ofrecer complicaciones inesperadas. El resultado, eso sí, tendrá ese encanto que tienen las viviendas que esconden años de historia entre sus muros.

Una vivienda nueva, una nueva oportunidad

Una vivienda nueva es toda una nueva oportunidad para comenzar un proyecto de cero que encaje al cien por cien en lo que se está buscando. Es cierto que conseguir un terreno adecuado y los permisos para la construcción pueden tomar más tiempo del que parece en un principio, pero una vez que se ha encontrado el lugar perfecto y se ha acabado con el papeleo, todo será según lo previsto.

Una casa nueva siempre es la opción a tomar si se busca un hogar moderno, adaptado a las nuevas tecnologías o que pueda incorporar mejoras de tipo ecológico o sostenible que pueden ser complicada de adaptar en una casa que se vaya a reformar o a rehabilitar.

Otra ventaja de las casas nuevas es que podrás elegir los materiales que más te gusten sin tener que combinarlos necesariamente con otros preexistentes y que marcan el estilo a seguir. En resumen, se trata de un lienzo en blanco que permite elaborar un proyecto totalmente personalizado y a la medida de lo que se está buscando, siempre con la salvedad del presupuesto del que se disponga.