En el ritmo de vida actual todo tiene fecha de caducidad. Cualquier artículo que compres, tendrá un tiempo de vida útil, y posteriormente, comenzará a sufrir ligeros defectos hasta ofrecer unas prestaciones de una calidad muy baja que te obligarán a comprarte otro. La tecnología es el mejor ejemplo de ello, ¿quién no ha oído hablar de la obsolescencia programada? Pero hay más… Los colchones, los coches, la mayoría de electrodomésticos, etc. Invertimos en nuevos modelos cada cierto tiempo por…